Señal en vivo

PDI Atacama hace énfasis al combate de los delitos medio ambientales a través de la BIDEMA

Chile es un país que por su geografía tiene una rica biodiversidad, la que favorece el crecimiento de diversas especies y desarrollo de ecosistemas. En este sentido, los delitos medioambientales varían según la zona en la que se realicen, sin embargo, existen algunos que pueden ser transversales como es el abandono o maltrato animal, y la usurpación de aguas que están presentes en casi todas las regiones del país.

Los delitos medioambientales son definidos, según el Ministerio Público, como aquellos hechos realizados intencionalmente, de manera accidental o negligente, que producen menoscabo o destrucción al ecosistema, las especies animales o vida vegetal, cuya protección es considerada valiosa por el hombre para la mantención de las condiciones de vida, salud, actividades económicas o culturales. 

Desde el año 2002, la Policía de Investigaciones de Chile cuenta con Brigadas especializadas en la investigación de estos delitos. Las Brigadas Investigadoras de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) son nueve a lo largo del país, incluyendo una Brigada en Copiapó que abarca toda la Región de Atacama.

Los delitos contra el medio ambiente y el patrimonio cultural se dan en un amplio escenario, donde la legislación chilena cuenta con distintos cuerpos legales que abarca el desarrollo investigativo desde hechos que transgredan o dañen la vegetación como la tala de árboles de Bosques Nativos, el Robo y/o Hurto de Madera, Incendios Forestales, Maltrato Animal, Contaminación de Agua y el Aire por Desechos, Partículas o Derrames, Incendios, y el Tráfico de Especies Protegidas, entre otras; las que están enmarcadas en su amplia diversidad.

Los detectives que componen estas unidades, son profesionales capacitados y comprometidos con las investigaciones que se llevan a cabo, ya que en este tipo de casos el conocimiento y el constante perfeccionamiento es de vital importancia para esclarecer los hechos.

“Durante los últimos dos años, la Región de Atacama ha investigado delitos como el abandono o maltrato animal y la caza y comercialización de especies prohibidas. Además, durante la pandemia se investigaron delitos contra la salud pública en coordinación con el Ministerio Público. Por otro lado, como Bidema Copiapó en el último año se está trabajando en delitos medio ambientales como la subsidencia ocurrida en una minera de Tierra Amarilla y los daños al desierto florido, buscando siempre el resguardo de nuestro entorno”, señaló el comisario Nelson Mazuelos, Jefe subrogante de la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural de la PDI Copiapó.

El trabajo de la Bidema requiere de una labor investigativa, científica y técnica, que debe estar acorde a las necesidades y complejidades de su naturaleza. De esta forma, se combaten los delitos contra el medio ambiente en la Región de Atacama, bajo estándares de profesionalismo y calidad que aseguren el cuidado de nuestra naturaleza, de nuestros animales, de nuestra salud, y de todo lo que nos rodea.